Siempre puedo elegir

Atreverse a mirar lo profundo del cielo
cuando todo sonríe o cuando hay desconsuelo
Atreverse a pensar "Siempre habrá algún sentido"
"Siempre habrá una razón", "Siempre habrá un motivo"

Porque siempre fue así, porque hoy mismo lo es
y aunque a veces sufrí no dejé de apostar
al afán de vivir y a pensar que en mi vida,
hasta en días de dolor, yo salí bendecida

Porque siempre sentí esa paz misteriosa
sé muy dentro de mi, "no hay espinas sin rosas"
Porque siempre confié en la sabia presencia
de esa Luz en mi vida, chispa fiel de mi esencia.

Porque encima de todo siempre puedo elegir
aceptar, sorprenderme, admirarme ... reir,
perdonar, reinventarme, crecer... SER FELIZ